//
estás leyendo...
Uncategorized

Viajes


Una pequeña sacudida fue suficiente para traerlo de nuevo a la realidad. Nunca había sentido especial rechazo a viajar en autobús pero, estaba claro de que lo baches de la carretera no le resultaban divertidos. mucho menos si intentaba dormir.

Se levantó ligeramente de su asiento para comprobar de nuevo que era el único pasajero. Pero al girar la cabeza, observó a su derecha a una mujer que miraba apaciblemente por la ventana. No recordaba haberla visto antes. Ella presintiendo al observador giró su rostro descubriendo sus ojos con sorpresa. Sonrió y se sonrojó al mismo tiempo.

Hay miradas que al cruzarse te atraviesan y desnudan en un instante.

No es especialmente bonita, pero hay en ella algo que le atrae. Ella escucha música con unos auriculares y de vez en cuando mueve su cabeza al ritmo de una melodía que él no logra imaginar.

Se voltea de nuevo y esta vez es él quien es victima del rubor. “Es Bossa Nova” responde ella como si hubiese leído su mente. Su tono es peculiar, de esos que permanecen intemporales sin revelar edad.

Hay voces que no se olvidan, que resuenan en los recuerdos eternamente.

“¿Te conozco?”. Frase cliché, pero él no pudo evitar preguntarlo. Otro bache los sorprendió justo cuando ella sonreía de nuevo notando sus intenciones. Rápidamente, el intentó aclara que su pregunta era genuina. Mientras observaba con más detalle su tez blanca que contrasta con sus ojos oscuros… sus labios como fresas…

Hay preguntas que nunca tendrán una sola respuesta mezclando la verdad y el anhelo.

“Ahora si me conoces” respondió ella con naturalidad. Nuevamente su sonrisa dejó ver esa peculiar belleza que no pertenece a ningún canon conocido sino al magnetismo de un ser desnudo… auténtico…

Hay atracciones que no pueden ser explicadas por la ciencia, porque responden a otras leyes.

El hielo ya se había derretido y dió paso a horas de conversaciones que se hicieron instantes. Era cierto, ella lo conocía y él a ella. Podía adivinar sus ojos, podía presentir sus palabras, podía oler sus miedos… sus deseos…

Hay momentos en el que el reloj se detiene retando al tiempo que conocemos…

De pronto se hizo un silencio. Él observó su boca directamente mientras ella sonreía mordiendo un poco el labio inferior. El sintió una calidez que ahuyentó su pudor. Antes de que pronunciase una palabra, ella se levantó. De pie frente a él, sonrió nuevamente pero esta vez de otra manera. La calidez volvió a su cuerpo, recorriendo su espalda.

Hay deseos que viajan en el cuerpo y se quedan en el alma.

Frente a él, ella se sentó en su regazo rodeándolo con sus piernas. Su falda caía a los lados como el telón de un teatro que no revelará lo que ocurre detrás de sí. Lo miró frente a frente y acercándose a su boca y como quien degusta un dulce ambos devoraron sus dudas y saciaron sus ganas el uno en el otro.


Hay historias que se presienten y se escriben a la vez…

soriafantasma

Melina Victoria Mireles Blanco-U

12 de Junio de 2016

Anuncios

Acerca de yunquizas

Ciencia y Arte. La Psicología del Artista en Escena… Alma Libre en un Mundo de encierros…

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

junio 2016
L M X J V S D
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Blog Stats

  • 45,896 hits

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: